Chistes laborales – Edición #2.

A veces, creemos que tenemos el peor trabajo del mundo, el jefe más HDP, el peor sueldo, y que preferiríamos ser “Batman” en el tren de la alegría, antes que tener que volver a ese box pedorro, de 2×2.

Este chiste nos demostrará que siempre puede haber alguien con un trabajo peor que el nuestro, con un jefe más forro que el nuestro, y con un sueldo menor que el nuestro,¡ASÍ QUE ARRIBA EL ANIMO, NO TODO ESTA PERDIDO!

Chistes laborales – Edición #2.

20060903232826-trabajo1

 

Anuncios

TiempoDeOcio – Edición #9

Libro recomendado: “CrónicaMente, ¿Que hacer cuando un problema no se resuelve?” 

9789501201178

¿Que podemos hacer cuando un problema (al igual que una enfermedad) se transforma en algo crónico? ¿Que podemos hacer ante la inevitable sensación de que estamos a punto de tropezar con la misma piedra otra vez?

La “cronificación”, tal cual la define el psiquiatría y autor del libro Jorge Daniel Moreno, “remite a algo habitual pero que viene de tiempo atrás y que continuará siendo, generalmente, molesto e incómodo, con altibajos caracterizados por períodos de calma y otros de crisis”

Ante una crisis, según se explica en el libro, tenemos dos opciones: Podemos elegir cruzar el umbral de cambio que nos exige y demanda una crisis haciendo cambios estructurales, o podemos tratar de acallar y “maquillar” la crisis con “cambios gatopardistas”, o sea, con “parches” que nos saquen las papas del fuego, entrando de esta manera en el peligroso juego de “hacer cambios para que nada cambie” 

Cada crisis, nos empuja hacia un cambio, hacia “una puerta cerrada”, colocándonos la mano en el picaporte. Abrir la puerta y aventurarse a un mundo y sistema nuevo, o cerrar la puerta y arrinconarse a lo “malo pero conocido”, es decisión nuestra. El viejo refrán afirma que “mejor malo conocido, que bueno por conocer”, ¡¿Realmente es así?! En “CrónicaMente”, Jorge Daniel Moreno nos brinda herramientas para poder encarar las crisis de otra manera, para que aprendamos a resolverlas realmente, y no a “esconderla” bajo la alfombra.